Cómo sacar el mayor provecho de la transformación digital en refinerías

1003

Cómo sacar el mayor provecho de la transformación digital en refinerías

 

Está claro que hay un problema de falta de personal en las refinerías petroleras. Para mantener la competitividad en una industria que tanto depende de la tecnología, los refinadores entienden la necesidad de transformar sus operaciones implementando una variedad de innovaciones digitales. Eso no representa un gran problema; la dificultad yace en cómo integrar esos cambios en el ambiente de trabajo, considerando el impacto que pueden tener en su organización a largo plazo.

Puede parecer intrincado, pero para trazar el camino hacia una performanceTop Cuartil es necesario acoplar la tecnología con las estrategias de personal en los objetivos de la organización. Para ello, es crucial llevar experiencia al ambiente de trabajo y optimizar sus actividades, posibilitando el acceso a información en tiempo real.

 

El problema de falta de personal

Aunque buena parte de los puestos que requieren menos habilidades son reemplazados por avances en automatización, se registra una gran demanda de trabajo calificado en el sector refinador. Hay 2,4 millones de posiciones vacantes por la falta de habilidades en el mercado de trabajo de la industria manufacturera de Estados Unidos, según un estudio realizado por Deloitte y Manufacturing Institute en noviembre de 2018.

Una generación de expertos se retira y las tareas a realizar, relegadas por la automatización, se vuelven cada vez más complejas. Los refinadores demandan personal con experiencia en computación y programación y, especialmente, que posean un pensamiento crítico para resolver problemas con conocimiento de refinería. 

Sin embargo, la falta de habilidades en el personal no puede explicarse sólo por la cantidad de trabajadores que ingresan en la edad de retiro. Hay un gran obstáculo de tiempo: se requiere hasta siete años para que sus reemplazos logren hacer su trabajo de forma independiente y competente.

Muchos refinadores fallan en reconocer la importancia de que sus métodos de entrenamiento y procedimientos en las tareas evolucionen a la par de la tecnología. Invertir en preparación y en el personal se recompensa al obtener mayores beneficios de las nuevas tecnologías. Si no fuera así, podría perderse la oportunidad de maximizar el valor invertido en automatización.

 

Gestión de cambios

La renovación puede ser dificultosa en una industria como la refinería, que se ha apoyado en los mismos procesos de trabajo durante décadas. Un cambio en la gestión es un gran obstáculo en el camino hacia la transformación digital, pero es un aspecto crucial para lograrla.

Si bien es fácil para la gestión decretar una nueva normativa, implementarla correctamente en todos los niveles de la organización suele encontrar resistencia. Es un panorama difuso en el que hay que tener en cuenta los factores psicológicos, entre otros. Esto podría mejorar cuando la nueva generación de nativos digitales ingrese en el entorno de trabajo, pero es un problema inminente.

Otro problema más en la industria es atraer a los líderes del futuro. Los aspirantes, aunque bien preparados, no suelen ver a la refinería como una carrera gratificante. Sin embargo, puede serlo al volcar sus habilidades de ingeniería y programación en un trabajo pujante.

Es importante que la industria cambie su reputación de ambiente anticuado y promueva efectivamente sus emocionantes aspectos de alta tecnología.

 

El camino a seguir

Un análisis de las industrias con una performance Top Cuartil realizado por Emerson, detectó las capacidades que se necesitan para ayudar a los trabajadores a lograr la transformación digital:

  • Automatizar los flujos de trabajo eliminando las tareas repetitivas y racionalizando operaciones de rutina;
  • Mejorar el soporte de las decisiones en base a datos estadísticos y experticia existente;
  • Aumentar la movilidad garantizando un acceso seguro a información y experticia en el momento que sea necesario en las actividades que desarrollan;
  • Implementar gestión de cambios acelerando la adopción de las mejores prácticas operacionales;
  • Preparar al personal promoviendo la adquisición de conocimiento y experiencia en menos tiempo.

Para poner en marcha estas mejores prácticas, es importante identificar qué conocimientos necesitan reforzarse y formular un plan detallado para habilitar un entorno de trabajo digital. Esto se consigue permitiéndole al personal acceder a los conocimientos necesarios para tomar mejores decisiones a partir de los datos obtenidos.

Entrenar y brindar experiencia práctica a los aspirantes es tan importante como el cambio en la gestión. Por un lado, es preciso que los trabajadores tengan experiencia de primera mano con versiones a escala de procesos reales y simulaciones de planta, lo que fomenta sus habilidades para resolver problemas en condiciones de seguridad.

Por el otro, el cambio en la gestión debe lograrse con estrategias, herramientas y expertos, todo lo cual capacita a la hora de redefinir e implementar nuevos procedimientos basados en la importancia de los activos de una refinería.

Es un cambio cultural que debe promoverse desde la industria. El sector manufacturero y los proveedores de tecnología deben comprometerse con institutos de educación superior. Será redituable, ya que creará una inyección de trabajadores preparados que hará crecer la industria.

El proceso de transformación digital no puede entenderse por partes. Es un largo proceso que debe ser acompañado desde las organizaciones. Estamos atravesando un cambio que requiere que todos los niveles en la industria se capaciten para trabajar con más eficiencia. Es un cambio cultural grande, pero la digitalización ya llegó, y está esperando que saquemos su mayor provecho.

 

Preparado por Luciano Carugo en base a una presentación de Peter Zornio, CTO de Emerson Automation Solutions.

Modificado por última vez en Martes, 20 Agosto 2019 11:58
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.